sábado, 15 de diciembre de 2007

Sólo una historia

Le conté que me dolían mucho las muelas. Ella me dijo que no tenía tiempo para venir a mi casa, pero me pidió que le contara una historia.

“Esta tarde estaba en el dentista y, mientras tenía mi boca abierta para no pensar en el dolor, comencé a imaginar que te besaba en el cuello al mismo tiempo que metía mi mano dentro de tu calzón y sentía lo mojada que estabas. Después tirábamos como animales y empecé a gemir. ‘¿Le duele mucho?’ Preguntó el doctor. Le respondí sólo con un par de gemidos más. La verdad es que ya no me dolía la boca, sólo el bulto apretado por el pantalón”.

Supe que al otro lado del teléfono ella estaba poniendo esa sonrisa caliente. “Voy para allá”, me dijo y colgó el teléfono.

8 comentarios:

Kathy_C dijo...

Jajá, buenísima historia.


Una duda, ¿qué vas a hacer el día en que cumplas 34?, ¿dejarás este blog o lo tuyo es una edad mental?


Saludos


PS: Odio a The Police. Con ropa o sin.

FuriosaCanifru dijo...

erselente cuentocortoerótico. Me encantó.

Saludos.

SONY_EXTREME dijo...

jaja increíble relato !

sorry llegué aquí por otro blog.

saludos.

Venus dijo...

uff!
uff uff uff

Gueno...

lady C dijo...

wow...
no me pasa eso cuando me duelen las muelas..

cielos...

Dany ... dijo...

ehmmm ... interesante ...
peeeeeero creo que podrías haber detallado un poquitin mas .... fue como una cucharada al caldo y directo a la papa ....
los cuentos eróticos dan para echar a volar la imaginación y a mayores y sabrosones detalles meeeejorrrr muuuuucho meeejor ;) ...
saluditos ...

Sandrita dijo...

Guena manera de evadir el dolor de muelas y la consulta al dentista!!!

Te la copio pa la próxima vez que me toque ir a sentarme en esa espantosa sillita.

Saludos

Sandra.

Sebastián dijo...

Excelente!

Creo que aplicaré copy and paste para tenerlo en mi mente por si me pasa algo similar :p... wuaajajaj